He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Land Rover Defender by Kahn Design

Hay quien prepara su todo terreno y quien simplemente le otorga un aspecto personal y diferente, como los especialistas Kahn Design, que se han centrado en darle personalidad al Land Rover Defender pick up dejando el resto sin cambios.


 
 
Que me gustan los pick up, creo que lo habré dicho alguna vez, y que me gusta el Defender también. Bueno, en realidad me gustan casi todos los pick up pero especialmente los Defender y los Wrangler. Si, sé de sobra que es bastante típico, pero si me gustan, ¿que le voy a hacer? Por eso, esta personalización del especialista Kahn Design, porque no es una preparación ni de lejos, me ha llamado la atención. No mejora las aptitudes por campo, ni potencia el motor, pero me gusta el resultado. 

Se toma como base como ya he comentado el Land Rover Defender con carrocería pick up y simplemente se le añade un nuevo capó, una pletina bajo el paragolpes delantero, elemento que también es nuevo y también se añaden unos aletines para ensanchar las vías y unas llantas de diseño bastante clásico, pero que cuadran perfectamente con el resto del pick up. Y lejos de parecerme hortera, me gusta la combinación de colores. Creo que queda bastante bien ese gris de la carrocería con el tomo granate de las llantas, de la pletina bajo el paragolpes y de esos detallitos en la calandra. 

 
El habitáculo también cambia, aunque no en exceso. Se ha tapizado todo de nuevo con piel de color negro y guateado de rombos, solución que siempre está en el líkmite de gustar o no gustar. No conozco a nadie que sea indiferente frente a esa terminación del tapizado, los hay que lo odian o a quien les encanta, como a mi, aunque creo también que el Defender no es el coche indicado para ese acabado. Si parecen perfectos los asientos tipo bucket; un extra de ergonomía y de sujeción nunca viene mal. 

Quizá lo que más decepciona, aunque sea un poco, es el motor, el 2,2 turbodiesel de 122 CV que permanece totalmente invariable y que los chicos de Kahn podrían haber potenciado un poco, ¿no?

Javi Martín