He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

DMC G88 Limited Edition

DMC hace de las suyas si 'tunea' el Mercedes Clase G, aunque solo crearan este kit para cinco unidades


 
 
El tuning... dichoso tuning. Cuando era jovencito, digamos entre los 15 y los veintipocos años, había cierto tuning que me gustaba. No era recargado, no era ostentoso ni absurdo, pero según fue pasando el tiempo, el mundo del tuning fue perdiendo el norte y creando cosas cada vez más horrendas, recargadas, poco usables y muy problemáticas tanto a la hora de pasar una ITV como a la hora de venderlo de segunda mano. Fue el momento en el que me di cuenta que en España nos gusta ser más que el vecino sin pensar en las consecuencias y finalmente, dicha moda se fue al carajo para suerte de muchos coches. 

Maltratados y destrozados quedan muchas unidades del Opel Calibra, del BMW e36, del SEAT León, etc, etc... No obstante, parece que la vertiente hortera del tuning se ha mantenido vivita y coleando en el sector más exclusivo de tan polémico mundo. Ahí tenemos a la gente de Mansory, cuyas creaciones tienen el gusto 'extraviado', a quienes acompañan la gente de DMC, una empresa alemana nacida hace solamente un puñado años, que han seguido a pies juntillas las enseñanzas de Masory, con creaciones con gusto dudoso, recargado y hortera, muy indicadas para esos raperos o jugadores de baloncesto yankees como este Mercedes Clase G que nos ocupa, aunque en esta ocasión,  el coche es una unidad japonesa. 

 
Cuando voy a tratar algo como esto que podéis ver en las fotos, siempre intento hacerlo un rato después de llegarme el boletín porque no sería la primera vez que se me va la mano y me paso un par de pueblos criticando el trabajo de un grupo de personas que por otro lado, me guste o no, hay que respetar. Me cuesta, lo reconozco, pero a veces consigo ser neutral. Y me cuesta porque me resulta muy feo, sin sentido y una manera estúpida de destrozar un modelo como el Mercedes Clase G. Puedo entender que te compres un 'G' para ir por asfalto únicamente porque te gusta su imagen y fardas un montón, pero eso no da pie a terminar con una cosa como ésta en el garaje. Que sí, para gustos los colores... pero vaya tela. 

Centrarme en hablar del kit de carrocería creo que está de más. Si creo adecuado comentar que está fabricado con fibra de carbono 'pura' y seca, así lo dicen, que imagino que se referirá a que no usan ningún tipo de resina o polímero para reforzar las fibras de carbono. Las llantas tienen varios tamaños para elegir, que van desde las 23 hasta las 25 pulgadas con neumáticos 305/30.

 
Bajo el capó, que según DMC busca potenciar la elegancia del Clase G (¿?), un motor con 700 CV tras cambiar numerosos componentes como los pistones, el cigüeñal o el sistema de escape. 
 
Javi Martín