He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

JEEP Wrangler JK 'Tomahauk' by Hauk Design

Henry Hauk, de Hauk Design, se ha inspirado en los cazas de combate de la Segunda Guerra Mundial para crear lo que ha llamado 'Tomahauk'. Una auténtica pasada que no dejara indiferente a nadie.


 
 
No se si os habéis fijado que las mayores salvajadas y las mayores piradas de pinza vienen de Estados Unidos y tienen el Wrangler como punto de partida en la mayoría de las ocasiones. Mirando algunas de esas chifladuras de cuatro locos, muchas veces dudo de su utilidad o incluso de cual ha sido la finalidad de su transformación, pero en este caso me parece tan 'currado' que no me importa ni su funcionalidad ni su objetivo.

En Hauk Design, con Henry Hauk a los mandos, tomaron su inspiración de los aviones de combate de la Segunda Guerra Mundial y el resultado lo puedes ver en las fotos. Buscaba rendir homenaje a los aviones de combate de aquella época.


Estos aviones eran máquinas increíbles con un montón de detalles asombrosos. A menudo se ve que la gente trata de emular el estilo con calcomanías y pintadas con remaches. Nuestro desea era construir algo verdaderamente auténtico, con remaches reales y con las piezas del avión reales incorporadas al diseño
 
 
Buscando en Internet diversas fotos de aviones de la Segunda Guerra Mundial, tomo varias ideas  y pasó días enteros rebuscando en cajas de vendedores hasta encontrar lo que quería incorporar a su trabajo. Por ejemplo, tras los asientos hay dos tanques de oxigeno de un B17 'Flying Fortress' que hacen las veces de depósito de gasolina, el selector del cambio es una palanca de carga de un bombardero B-24 y la reductora es unas palancas de control de flaps de un T6 'Warbird', el volante es un timón de mando de un bombardero que cuenta con su gemelo frente al copiloto y entre otras cosas, encontró una radio de la guerra que gracias a la ayuda del equipo 'So-Good Car Audio', incorpora todo un equipo moderno de audio y un sistema de control completo de última generación.

Y sí, eso que sale del capó son dos ametralladoras aunque en esta ocasión no disparan balas, aunque si que giran con el motor en marcha al estar sujetas a sendos turbos que usan esas armas a modo de toma de aire. Turbos por cierto que sobrecargan un V8 LS3 procedente de un Corvette con un radiador de aluminio y unas transmisión automática 4L80E. No se ha comunicado la potencia, pero no debe andar muy lejos de los 600 ó 650 CV.

 
El resto de la preparación han sido gracias a multitud de colaboradores como Rock Krawler para suspensiones , Steinjäger para los brazos de la dirección, Artec Industries para ciertos elementos de los ejes que por cierto son DANA 60, así como bujes y engranaje del diferencial Grizzly entre otras cosas.

La carrocería es completamente de aluminio realizada por River Raider Off Road completamente a mano y las aerografías corren a cargo de Encline Design and Vané Pinstriping.

Javi Martín