He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

RangeRover Startech Pick Up. O la mejor manera de cargarte un Range Rover

Startech presenta un pick up creado sobre la base de un Rang Rover en el Salón de Shanghái. Un pick up bastante feo...


 
 
Puede que en ocasiones sean un poco radical, un 'poco mucho' quizá, que no filtre y que ponga las cosas tal cual las pienso pero amigos, creo que es lo que realmente necesitan los medios digitales; dejarnos de complacer a los fabricantes y poner realmente lo que se piensa sin miedo, sin medias tintas. ¿Por que tengo que decir que algo me gusta cuando es todo lo contrario? Y ojo, porque estoy hablando de 'me gusta' y no de opinar sobre si algo es bueno o es malo, en realidad no somos nadie para decir si algo es una mierda o todo lo contrario. Ahora, en cuanto a gustos, no hay nada escrito y por tanto no existen normas.

Es por ello que el trabajo que ha presentado Startech en el Salón de Shanghái sobre la base de un Range Rover V8 Supercharged me parece una de las cosas más feas que he visto en lo que llevamos de 2015. Fea y sin sentido, pero claro, se trata de un producto enfocado al mercado chino y esa gente son más radicales que los americanos; cuanto más grande, ostentoso, caro, potente y raro, más posibilidades de que los chinos más acaudalados lo quieran para si. No importa si dinámicamente es horrible o si gasta más gasolina que un transbordador espacial. Además, son muy horteras.

 
Creo que es la mejor forma de cargarse un Range Rover. Vale que el Range ya no es el todo terreno que era, se ha ido suavizando y descafeinando poco a poco, pero ésto es una violación en toda regla del modelo. A base de radial le han cortado la parte trasera para crear una 'bañera' de 1,1 metros de largo (enanísima), para lo que han tenido ademas que reforzar algunas zonas con acero (más peso). Al menos, han empleado fibra de carbono y aluminio para la construcción y modificación de toda la parte trasera y también para otros elementos. La fibra de carbono es un material que deberían empezar a sopesar los fabricantes de todo terrenos, aligeraría muchísimo los modelos.

No contentos con trocear vilmente la carrocería del Range Rover, han instalado una suspensión neumática que acerca la carrocería al suelo 30 milímetros, añaden unas llantas de 23 pulgadas y un kit de carrocería aerodinámico con faldones...

 
El propulsor, el V8 de cinco litros sobrealimentado de 510 CV ahora rinde 526 CV, una ganancia insignificante que seguro cuesta un riñón y se vanaglorian de un 0 a 100 en 5,3 segundos y de una velocidad punta limitada por electrónica a 250 km/h.

Ya lo he comentado pero lo repito otra vez; es la mejor manera de reventar un Range Rover. Y además gastándote un pastizal.

Javi Martín