He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Brutal Dodge Charger off road que aparece en la última entrega de 'A todo gas'

Fast & Furious 7 vuelve con sus deportivos tuneados, sus explosiones y un espectacular Dodge Charger off road


 
 
Cuando se menciona el nombre de 'Fast & Furious' enseguida nos viene a la cabeza un montón de coches tuneados macarreando en el polígono de turno, una penosa imagen para el tuning desde mi punto de vista ya que esa 'cultura' es mucho más que ponerle fibra, alerones o neones a un coche. 

Hace muy poco se ha estrenado la séptima parte de Fast & Furious, 'A todo gas' aquí en España en una nueva demostración de que las traducciones y los títulos de películas y libros nos las pasamos por el arco del triunfo; una entrega en la que los coches, las mujeres y cosas que explotan vuelven a ser protagonistas. Pero entre esos coches, todos tan conocidos y vistos en mil fotos y eventos que empiezan a ser hasta vulgares, destaca uno en especial; un Dodge Charger R/T de 1970 o al menos, eso parece. 

 
El Dodge Charger es el típico 'Muscle Car' americano, un coupé de tres volúmenes de tamaño respetable con grandes motores V8 bajo el capó delantero, siempre diseñados para rodar por carretera. Nuestro protagonista, siendo un coupé de tres volúmenes, no está diseñado para rodar por carretera, solo mira las fotos... 

Aparentemente es una brutal transformación de un Dodge Charger R/T más digna del Dakar que de una película de coches tuning; carrocería adaptada para dejar sitio a las gigantescas ruedas off road, suspensiones sobre elevadas, defensas, jaula antivuelco... es una salvajada. Pero realmente, del Dodge Charger R/T de 1970 solo tiene la carrocería y además, proveniente de un siniestro. Lo que ves en las imágenes es una creación de Dennis McCarthy, el responsable de los coches que aparecen en las últimas cinco partes de la saga , en concreto, Dennis McCarthy forma parte de la franquicia desde la tercera entrega, Tokyo Drift, cuando el productor Jim Brubaker contacto con Dennis y le pidió modificar un camión militar para una de las escenas.

 
Las modificaciones del Dodge Charger son cuantiosas. Los ejes evidentemente son específicos para todo terreno, aunque no comentan cual es el origen, el interior también es único para este coche, realizado a medida con toda clase de componentes, el chasis ha sido modificado y adaptado y el motor es un Chevrolet LS actual, un V8 de 6,2 litros que puede encontrarse en los Corvette. No mencionan si cuenta con modificaciones, pero dudo mucho que no incorpore un compresor volumétrico como poco y que su potencia ronde los 500 CV.

Los más curioso es que no solo existe la unidad de las fotos, sino que se crearon un total de 11 Dodge Charger off road para diversas secuencias de la película, como tomas interiores, tiroteos y demás filigranas 'hollywoodienses'. Muchos de ellos terminaron hechos una acordeón tras el rodaje.   

Javi Martín