He olvidado mi contraseña! | Para registrarse pulse aquí.
  

Comparamos el Mini ganador del Rally Dakar con el que puedes comprar en el concesionario

¿En que se parece el coche de Peterhansel al vehículo de serie?

 
Hace unos años un directivo de Mitsubishi, todavía era la época que la marca dominaba con mano de hierro en el rally Dakar, me comentaba que tenían comprobado que los días después de la carrera bastantes personas entraban en los concesionarios pidiendo el coche que había ganado el Dakar.
Esta claro que ganar un carrera como el Dakar viene acompañado de un incremento en las ventas y una imagen que se refuerza, más si cabe, cuando el triunfo se repite año tras año.
Grandes marcas han utilizado el rally como escaparate hacia el mundo: Peugeot, Mitsubishi, Volkswagen, incluso Porsche y se ha utilizado como presentación de nuevos modelos, como ocurrió con el Citroen ZX, e incluso para realizar test en modelos pre-serie para buscar soluciones que posteriormente han pasado al coche de calle, como es el caso de Toyota.
Pero que encontramos en el vehículo de serie, que compramos en cualquier concesionario, si lo comparamos con el ganador del rally Dakar 2013.
El modelo elegido sería el Mini All 4 Country Man de la serie John Cooper Works que viene con unos 7 cv más que el resto, además ha sido el encargado de llevar a los pilotos e invitados de la marca hasta los hoteles y varias unidades las utiliza el equipo X-Raid para sus desplazamientos durante todo el año.
Este motor es un gasolina de 1.600cc que rinde 215cv con un par de 280Nm.
En frente tenemos el prototipo que ha llevado a Stephane Peterhansel hasta la meta en Santiago de Chile. Un coche evolucionado desde hace años que en las manos del piloto francés ha demostrado todo su potencial acallando las voces que el año anterior achacaba el triunfo del equipo a la retirada de Volkswagen.
Mientras que en los WRC y otras disciplinas automovilísticas el vehículo de competición deriva del modelo de serie, en los rallys todo terreno y sobre todo en el Dakar, no ocurre eso.

Veamos las principales diferencias:
Chasis.
Mientras que en coche de serie el chasis es autoportante, es decir, no tiene largueros y travesaños como un todo terreno clásico, simplemente la misma carrocería realiza ese trabajo con unos refuerzos en ciertas zonas del bastidor.
En el de competición, una estructura tubular de una aleación de cromo-molibdeno y acero de 50 mm es la que se encarga de dar rigidez, al mismo tiempo que ligereza, al conjunto. Ese mismo chasis es el que forma el arco antivuelco.

Motor:
El motor de origen BMW que monta es un diesel de 2.993 cc con una potencia de 307 cv a 3.250 rpm y nada menos que 700 Nm de par, casi como los de un tractor. El motor fue diseñado por BMW Motoren GmbH en Magna Steyr (Austria). Se trata de un 6 cilindros en línea que cuenta con lubricación por carter seco para poder trabajar en cualquier ángulo de inclinación. El mismo que equipa el X5, X3 o las berlinas premiun de la marca.
 
Transmisiones:
La caja de cambios que equipa el Mini del Dakar la fabrica la especialista Sadev, y se trata de un cambio de tipo secuencial con 6 velocidades que utiliza un embrague AP Racing para la salida, mientras que para cambiar de marchas no hay que pisar embrague alguno. La tracción total con un diferencial X-Tracrefrigerado por aceite que es el que se encarga de repartir el par entre los ejes.

En el de serie tenemos la opción de elegir entre una caja de cambios manual o automática de seis marchas e incluso como extra, pedirla provista de levas en el volante.
El sistema reparte la tracción entre los dos ejes mediante diferencial central electromagnético montado
en el eje posterior. Todo tipo de ayudas electrónicas tales como el sistema de control dinámico de estabilidad DSC (Dynamic Stability Control) de serie, que a su vez incluye el sistema de control dinámico de la tracción DTC (Dynamic Traction Control) y el control del bloqueo electrónico del diferencial EDLC (Electronic Differential Lock Control) hacen que el Mini de serie se puede permitir ciertas escapadas, no muchas, todo terreno.
Ninguno de los dos tiene reductora, eso si en el de Peterhansel la caja de cambios es de relación cerrada con un primera supercorta que actuaría como tal.
Suspensiones:
El Mini de X -Raid viene equipado con doble brazo y dos amortiguadores con muellesReiger de largo recorrido por rueda, con botella de aceite separada del cuerpo del amortiguador para que refrigere mejor y de múltiples reglajes tanto en dureza como en extensión.
En total, ocho amortiguadores para que el coche copie todas las irregularidades del terreno, que en un Dakar son muchas.
En el Mini de serie encontramos suspensión McPherson en el eje delantero y en el posterior brazos oscilantes con soportes centrales. Suspensión de reglaje duro específico para este modelo en comparación con sus hermanos de gama y barras estabilizadoras reforzadas.


Por dentro:
Una vez en el interior, ni un tornillo coincide. Mientras el de Peterhansel parece una nave espacial, el Mini de serie viene con lo último para… estar cómodos.
El Mini de competición esta jalonado de controles, interruptores, fusibles, incluso la presión de cada rueda es enviada al cuadro de instrumentos del piloto y una variación de la presión en 1 bar se refleja en el mismo avisando de una posible fuga de aire.

El cuadro se divide en tres partes: la del piloto que tras el volante solo ve la marcha que tiene insertada y el avisador de que es conveniente introducir otra y los indicadores con la presión de los neumáticos.
La central, a la vista de los dos, velocidad, presión de aceite, temperatura de la mecánica y resto de chivatos y avisadores.
Y la tercera donde se encuentran alojados los terratrip, GPS y el iritrack de la organización, todo por duplicado para que no falle. Además de un teléfono vía satélite para hablar con la dirección del equipo. 
Este año, como novedad, todos los Minis han estrenado aire acondicionado.
En el Mini John Cooper Works de serie encontramos una gran consola central que aloja el lector de MP3, los mandos del climatizador, además de los indicadores de velocidad, combustible, temperatura, etc.
Mientras que el modelo de serie equipa asiento de piel a juego con la carrocería, el del equipo X Raid monta dos asientos backet de competición de la marca Recaro Motorsport unido a cinturones de seguridad de seis puntos con homologación FIA. Algunos pilotos montan también el Hans, el sistema para evitar el latigazo cervical.

Maletero:
El MINI Countryman tiene de serie cuatro plazas individuales, aunque se puede solicitar sin coste un asiento trasero con tres plazas y su maletero . Su capacidad es de 350 litros y se puede ampliar hasta los 450 si se adelantan por completo los asientos de la segunda fila o hasta 1.170 litros si se abaten los respaldos de los asientos posteriores.
En el de Peterhansel/Cotret el maletero y las plazas traseras están llenas con el deposito de 420 litros de combustible y las tres ruedas de respuesto de 245/80/16.
En cuanto a la carrocería algo se parecen, pero solo algo. Es aquí donde los dos modelos comparten mas piezas: luces delanteras y traseras, tulipas, spoiler en el techo y algún atrezzo más para hacer que el modelo de competición sea parecido al modelo que representa, pero una vez más los materiales empleados no tienen nada que ver.
El Mini de Stephane Peterhansel utiliza fibra de carbono en todos sus paneles otorgando más rigidez y flexibilidad y capacidad de absorción en caso de colisión.

Como vemos el Mini Country Man John Cooper Works tiene poco o nada en comparacion al Mini All4 Racing de competición. cada vehículo esta destinado al uso para el que fue fabricado y mientras uno nos puede llevar 8.000 kilómetros a un ritmo endiablado y soportar dunas, piedras y rios el otro seguramente será el vehículo ideal para llevar a los niños al cole o pasar un buen fin de semana.


MINI Country Man John Cooper Works Countryman, de serie:
Datos técnicos:
Motor de gasolina de cuatro cilindros con turbo Twin-Scroll, inyección directa, regulación plenamente variable de las válvulas sobre la base de la tecnología VALVETRONIC de BMW Group.
Cilindrada: 1.598 cc.
Potencia: 218 CV a 6.000 rpm.
Par máximo: 280 Nm a 1.900 - 5.000 rpm
(con overboost: 300 Nm entre 2.100 y 4.500 rpm.
Aceleración (0–100 km/h): 7,0 segundos.
Velocidad máxima: 225 km/h (con caja automática: 223 km/h).
Consumo promedio según ciclo de pruebas UE: 7,4 litros/100 kilómetros (con caja automática: 7,9 litros).
Valor de CO2: 172 g/km (184 g/km).
Dimensiones exteriores:
Largo: 4.133 milímetros.
Ancho: 1.789 milímetros.
Alto: 1.549 milímetros.
Distancia entre ejes: 2.596 milímetros.
 
Precio: 37 800 €

MINI All4 Racing Competición de
Stephane Peterhansel/Jean Paul Cotret
Motor N57RS12
Combustible Diesel
Rendimiento 307 hp / 3250 rpm
Par de ca. 700 Nm / rpm 2100
Desplazamiento 2993 cc
Restrictor diámetro: 38 mm
Topspeed 178 kmh
transmisión
Caja de cambios de 6 velocidades Sadev cambio
Embrague AP Racing Clutch
diferencial
Xtrac
Frenos AP frenos de disco (320 mm x 32 mm)
trasero ventilados delanteros / ventilado y refrigerado por agua
Dimensiones exteriores:
Largo / Ancho / Alto 4333/1998/1966 mm
Distancia entre ejes 2900 mm
Ancho de vía 1736 mm
Peso (vacío) 1900 kg
Combustible capacitiy ca. 360 l
cuerpo
chasis
Neumáticos Michelin
Tamaño 245/80R 16
 
Precio: 800.000 euros (estimado)



 

Juan Pedro Ponce

Imágenes: Mini, X-Raid y propias
Más información en nuestro Canal MINI:
http://www.el4x4.com/spa/subcategory/600/SF466.html
Canal Especial Dakar:
http://www.el4x4.com/spa/subcategory/400/SF459.html

 
 
Galería de imágenes comparativa MINIs
Pincha en la foto para ampliar